sábado, 1 de junio de 2013

TALES OF TILES CAPÍTULO 2 TEMPORADA 1: "ASESINOS"

TALES OF TILES CAPÍTULO 2 TEMPORADA 1 "ASESINOS"
Sintió como la cabeza le daba vueltas y abrió los ojos. Todo estaba completamente oscuro. ¿Qué pasa? ¿Por qué no veo nada? ¿Dónde estoy? La chica intentó incorporarse pero escuchó unos sonidos a unos pasos de ella, sonidos metálicos. “¡Quédate en silencio!” se dijo a si misma sin mediar palabra. Movió la cabeza lentamente para no hacer ruido intentado ver algo en aquella densa oscuridad. ¡Imposible!
De repente volvió a escuchar ruidos, no estaba sola en aquel lugar pero al parecer quien fuese que estuviese allí con ella no se había percatado de su presencia. Quería levantarse y no quedarse allí tirada, si aquel extraño le daba por ponerse a caminar podría pisarla. “¿Dónde estoy?” El dolor de cabeza era más intenso y al girar por segunda vez la cabeza hacia la izquierda notó como un líquido, seguramente su sangre le caía por la el rostro. ¿Qué me ha pasado? Lentamente intentó echarse la mano a la cabeza pero le dio un golpe a su arco alertando al extraño.
-¿Quién hay ahí?-
Lara escuchó como el extraño andaba sin rumbo cerca de ella.
-¿Quién eres? ¿Qué es este lugar? ¿Por qué no puedo ver?-
Lara se levantó. Ya no había porque ser sigilosa o al menos no del todo. El extraño comenzó a andar intentando acercarse a ella. “Él tampoco sabe que es este lugar.” Si él no sabía que hacía allí no era quien la había arrastrado a ese lugar. 
-Me llamo Lara, Lara Croft. No sé que es este lugar y yo tampoco veo nada.-
El extraño que continuaba caminando se paró en seco.
-¿Qué haces aquí Lara?- dijo en un tono más amigable.
-No lo sé, me desperté aquí. Creo que estoy herida.-
-¿Crees?-preguntó extrañado.
-Sí, me duele la cabeza y parece que estoy sangrando.-
-Quédate quieta voy hacia donde estás.-
Lara se agachó y buscó tanteando en el suelo su arco y el carcaj. “¿Dónde estarán mis pistolas? Encontró el arco y el carcaj de flechas y rápidamente se puso a buscar las pistolas, por suerte las encontró segundos antes de que el extraño llegara y se topara con ella.
-Te he encontrado. Déjame palpar esa herida.-
-No importa.-
De repente una fuerte luz iluminó la estancia y ambos se encontraron uno frente al otro. Lara lo miró iba vestido de blanco, llevaba una capucha puesta que estaba manchada de sangre y una enorme espada colgada del cinto. ¿De dónde había salido? Parecía de la época de las cruzadas y eso la desconcertó. ¿Él también estaba herido? El extraño miró rápidamente el arco de la muchacha y algo extrañado después observó las pistolas que colgaban junto a su cintura. En décimas de segundo el extraño apartó la mirada y antes de que Lara pudiera desenfundar una de sus armas él ya la había cogido del cuello y la amenazaba con una cuchilla que salía de su muñequera.
-¿Quién eres de verdad?- dijo señalando con la cuchilla unos instantes a una pared y después volvérsela a poner en el cuello.
Lara observó la pared había algo escrito en árabe, una cruz templaria y justo debajo un recipiente con una báscula. 
-Ya te he dicho, me llamo Lara Croft. Tú eres el que no me ha dicho su nombre.-
El extraño la empujó hasta llegar a la pared donde estaba el recipiente. 
-¿Dime que significa esto?-
-No lo sé, no entiendo ese idioma.-
-Para salir de esta habitación derrame la sangre aquí.-
-¿Qué?-
El corazón de Lara comenzó a latir rápidamente. ¿Era su sangre la que tenía que derramar aquel extraño? 
-Espera por favor.-dijo la chica con la voz temblorosa.- ¿Por qué tiene que ser mi sangre? Tal vez tengamos que derramar cada uno la nuestra por eso tenemos la herida en la cabeza.-
El extraño dejó de amenazar a la chica con su cuchilla y se tocó la cabeza comprobado que sangraba. 
-¿Cómo sabías que sangraba?- le dijo dándole la vuelta y poniéndola de frente hacia él de un brusco movimiento.
-Tienes la capucha manchada.-
Lara notó como el extraño dejó de apretarla un poco con el brazo con el que la tenía sujeta y de un rápido movimiento se escapó de él y se plantó frente a él con sus dos pistolas apuntando.
-¿Quién eres?-
El extraño se quedó atónito ante la rapidez de la muchacha y rápidamente saco su espada. 
-¿Eres un templario?-
-He preguntado yo primero.-
-Responde.-
-No, no lo soy. Hace mucho que los templarios desaparecieron.-
-¿Eso es lo que te han dicho que me digas?-
-¿Qué? ¿De qué hablas?-
-¿Sabes que significa esa cruz?-dijo señalando la cruz templaria.
-Sí claro, es la cruz templaria-
-¿Cómo sabes eso si no perteneces a ellos?-
-Dices unas cosas muy raras. Los templarios desaparecieron hace miles de años-
El extraño la miraba fijamente como un águila acechando a su presa. Comenzó a caminar con lentitud observándola sin mediar palabra mientras la rodeaba poco a poco.
-¿Qué ocurre?-dijo desesperada Lara.
El extraño continuó andando lentamente. Lara iba siguiéndolo girando un poco su torso sin moverse del sitio y sin dejar de apuntarle.
-¿Qué ocurre?-repitió la chica.
De repente el extraño se abalanzó sobre ella quitándole las dos pistolas. Lara forcejeó un poco pero aquello no se lo esperaba, era rápido como un animal, silencioso y seguramente letal, era un asesino.
-Eres un asesino ¿Verdad?-
La leve sonrisa que se dibujó en el rostro del extraño lo delató.
-Podemos hacerlo juntos. No tenemos que llegar a matarnos.-
señaló el recipiente.-Son cuatro litros a rellenar.-dijo señalando la marca que tenía el recipiente con el número de litros que podía contener escrito.-Solo con que pongamos dos cada uno bastará. Se puede vivir con la mitad de la sangre.-dijo algo desesperada mirando a los ojos a aquel asesino.
El asesino negó con la cabeza ligeramente. ¿Qué le hacía estar tan seguro de querer matarla? Él como ella era un superviviente, un luchador, pero… ¿Por qué tenía tan claro que ella debía morir? Hasta ahora no había supuesto ninguna amenaza para él, la había reducido en segundos y a pesar de que ella había conseguido escapar la había desarmado sin dificultad. Solo le quedaba el arco el cual él miraba receloso. Lara sabía que le molestaba y que pronto querría quitárselo. “¡Tengo una idea!”
-No soy una amenaza. No sé que es esto ni como hemos llegado aquí.-
Él se limitó a escuchar.
-De verdad, podemos salir junto de aquí. Cooperar, solo un poco de sangre de los dos y saldremos de aquí.- Lara cogió su arco lo que hizo que el asesino se pusiera en estado de alerta.-¡No!, tranquilo. Solo voy a dejarlo en el suelo para que veas que no soy una amenaza.- Lara dejó el arco en el suelo lentamente y después el carcaj de flechas.
-Dales una patada y lánzalos hacia mí-dijo autoritario.
Era más desconfiado de lo que Lara pensaba. Por sus facciones y por el escrito que había leído podía deducir que era árabe, aunque la ropa que llevaba y todo aquello de los templarios la desconcertaba. ¿Estaba loco? ¿O es que acaso era cierto que hoy en día existían templarios? Le entró la risa solo de pensarlo pero tuvo que aguantársela, no iba a ser buena señal reírse ante un loco que iba armado hasta los dientes. Lara cogió el arco y el carcaj dispuesta a entregárselos. Su idea era sencilla darle el arco a cambio de las pistolas, un cambio que él no estaría dispuesto a hacer pero la rapidez de la chica se lo permitiría.
-¡Quédate ahí! ¡No te muevas!-
-Solo iba a darte el arco.-
-No hace falta, tíralo desde donde estás.-
-Quiero demostrarte que puedes confiar en mí-
-No hace falta, no confío en ti y o voy a hacerlo.-
Lara vio que el extraño no iba a confiar en ella así que hizo el amago de lanzarle el arco pero con un movimiento rápido cogió una flecha la tensó en él y le apuntó.
-He intentado que confiaras en mí pero veo que no piensas hacerlo. Si quieres pelea la tendrás.-
El extraño desenvainó su espada y se puso en estado de alerta esperando a que la chica comenzara el ataque. 
-Anna katel Altair Ibn la Ahad. Isfik Al Dimaa Huna Kay Tahrub Min Al Ghurpha-
Lara le miró extrañada, no había entendido nada de lo que había dicho pero aquellas palabras no le sonaban nada bien.
--------------------------------------------------------------------------------------
SI QUERÉIS SABER MÁS SOBRE TALES OF TILES VISITAD ESTA ENLACE
LA CONTINUACIÓN LA DECIDIRÉIS VOSOTROS EN NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK


<--Capítulo anterior                                                                                                                           Capítulo siguiente-->