domingo, 3 de noviembre de 2013

TALES OF TILES CAPÍTULO 6-EL CHICO DE LOS CUERNOS

Abrió los ojos sintiendo como la cabeza le daba vueltas. ¿Qué le había ocurrido? ¿Bowser la había vuelto a secuestrar? Sonrió pensado en que su amado Mario estaría ya de camino para rescatarla pero un ruido en aquella tenue estancia la sacó de sus pensamientos. 
Miró a su derecha, de donde había venido el sonido, y vio a un joven con cuernos en la cabeza que se echaba las manos a ésta como si se hubiera golpeado y el dolor no le dejara en paz. 

-¿Estás bien?- preguntó inocente la princesa.

El joven se sobresaltó y se giró hacia donde Peach se encontraba. Todo estaba bastante oscuro pero Peach pudo distinguir como el joven se frotaba con fuerza los ojos para después palpar el suelo en busca de... ¡Un palo!

-No voy a hacerte daño.-dijo la princesa con un tono dulce procurando calmar así a su agitado compañero. 

-¿Dónde...?¿Yorda?-dijo el joven en un susurro casi inaudible.

-Me llamo Peach y siento decirte que no sé donde estamos. Bowser tiene muchos castillos.-

-¿Bowser...?-dijo extrañado el joven que no paraba de moverse de un lado al otro empuñando el palo y en algunas ocasiones golpeando el aire.

-Sí, es un malvado siempre me secuestra y mi querido Mario...-

-¡Aléjate!-le gritó el joven.-¡Yorda! ¡Las sombras están aquí!-continuó justo antes de volver a frotarse los ojos.

-No hay ninguno sombra y Yorda no está. Sólo estoy yo, Peach.-

-¡Las sombras no hablan!-susurró el joven.

-¿Cómo te llamas?-preguntó la princesa esperando que el joven se calmara un poco.

El chico de los cuernos continuó dando golpes al aire con el palo, lo que le hizo pensar a Peach que algo extraño le ocurría. ¿Estaría alucinando? 

-¿Qué te ocurre?¿Estás bien?-preguntó preocupada.

De repente el joven se abalanzó sobre ella y comenzó a golpearla con el palo. 

-¡Basta! ¡Me lastimas!-gritó Peach.

El joven lejos de cesar al escuchar aquellas palabras continuó golpeando a la mujer. Peach le miró a los ojos entre golpe y golpe. ¿Qué le ocurría? Parecía tener una neblina blanca que los cubría, ¿podía ser la razón de que estuviera tan nervioso y agresivo? Como pudo cogió su sombrilla y paró el golpe que el joven estaba apunto de darle.

-Te doy una última oportunidad, pídeme perdón y seamos amigos.-

El joven hizo como si no hubiese escuchado a la mujer y volvió a asestarle un golpe, que le dio a Peach en toda la cabeza, abriéndole una pequeña brecha.

-¡Se acabó! ¡Me has cansado muchacho! ¡A una princesa no se la trata así!-

La joven golpeó al joven con su sombrilla en un costado haciendo que retrocediera un poco. Dolorido por el golpe, volvió a cargar contra la princesa, golpeándola en un hombro. Peach, sintió como unas cuantas astillas de aquel palo de madera se incrustaban en su piel causándole un molesto dolor. 

-¡Déjalo yo joven! ¡Al final nos haremos daño!- gritó la princesa intentando persuadir al chico para que dejara de pelear.

Éste hizo caso omiso a lo que la joven le estaba diciendo y volvió a la carga, pero Peach lo detuvo golpeándole fuertemente con sus sombrilla en la cara.

-¡Vasta ya! Sólo quiero que seamos amigos.-dijo la princesa.

El chico volvió a cargar contra ella, y Peach volvió a pararlo con otro fuerte golpe. El joven retrocedió lo que le hizo poder esquivar el segundo golpe que la princesa le iba a asestar. El joven aprovechó e  intentó golpear a la chica pero Peach fue hábil y pudo esquivar el golpe.

-¡Por favor! ¡Para!-gritó la princesa.

Ambos volvieron a intentar alcanzar al otro, pero la habitación estaba algo oscura y si conseguían alejarse un poco el uno del otro era muy difícil que se vieran. De repente, el joven consiguió golpear a Peach dejándola algo aturdida.

-¿Dónde está Yorda?-susurró el joven.

La princesa calló al suelo debido al golpe y rápidamente rodó hacia un lado evitando que le asestara otro. Segundos después la estancia se oscureció por completo.

-No quiero hacerte daño.-repitió la princesa, esperando que la oscuridad hiciera que el joven la escuchara.

No obtuvo respuesta, aunque podía escuchar los pasos acelerados del joven.

-Me llamo Peach, ¿Cuál el tu nombre?-

Nuevamente no obtuvo respuesta.

-¿Quién es Yorda?-preguntó esperando llamar la atención del joven que no paraba de pronunciar aquel nombre.

Escuchó como el palo del joven cortaba el aire muy cerca de ella, pero no obtuvo respuesta a su pregunta. Peach se apartó con rapidez esperando no toparse con el arma del joven, por suerte, lo consiguió. La princesa estaba asustada, no era la primera vez que Bowser la secuestraba y encerraba pero aquella vez era todo muy distinto. ¿Quién era aquel joven? ¿Por qué solo quería luchar? 

RESUMEN HASTA AHORA DEL COMBATE:

PEACH:
PV:22

DESCONOCIDO:
PV:24

¿RECONOCÉIS AL NUEVO PERSONAJE? SI ES ASÍ VOTA POR SU VICTORIA DANDO SU NOMBRE, SI POR EL CONTRARIO, CONOCÉIS EL PERSONAJE PERO PREFERÍS QUE GANE LA PRECIOSA, AMABLE Y DULCE PRINCESA PEACH, PONED EN COMENTARIOS EL NOMBRE DE ÉSTA. LOS VOTOS SE CONTARÁN TANTO EN EL BLOG COMO EN FACEBOOK. PODÉIS VOTAR SOLO UNA VEZ.


<--Capítulo anterior                                                                                                                             Capítulo siguiente-->