viernes, 22 de noviembre de 2013

TALES OF TILES CAPÍTULO 8-"LETAL"


Sub-Zero se despertó en aquella lúgubre estancia. ¿Dónde estaba? ¿Acaso había sucumbido al combate contra Scorpion? Miró a su alrededor esperanzado de encontrarse junto alguno de sus compañeros de clan, pero allí no había nadie. De repente la estancia se iluminó y Sub-zero comenzó a escuchar unos ruidos metálicos. ¿Qué eran aquellos ruidos? De repente de las cuatro paredes, suelo y techo salieron unas cuchillas en forma de rueda que comenzaron a girar, a través un rail en la junta de las baldosas de la habitación.

Sub-Zero se puso de pie de un salto para evitar que una de aquellas cuchillas lo cortara en dos. Justo al ponerse de pie en la pared de enfrente pudo observar unos símbolos y un texto. Esquivando las cuchillas consiguió llegar ileso hasta la pared y poder leer lo que ponía. ¡Uno debe morir la combinación adecuada tiene la solución! Sub-Zero miró a su alrededor otra vez. ¿A qué se refería con uno? Ahí, en aquella extraña habitación solo estaba él y aquella frase parecía estar dirigida a más de una persona. ¿Qué era todo aquello? 

Estaba rabioso porque sabía que todo aquello lo había montado su peor enemigo, sabía que él estaba detrás de todo eso. ¡Claro! ¡Uno debe morir! Estaba claro que se refería a él y a Scorpion. No dejaría que ese asqueroso se saliese con la suya. Observó los símbolos,estaba claro que aquello era una combinación, pero...¿Cuál era la combinación correcta? Se quedó observando detenidamente como si supiera que en lo más recóndito de su mente estaba guardada la respuesta, pero de repente otro sonido metálico sonó y las cuchillas circulares comenzaron a ir más y más de prisa y a cambiar el sentido en el que se movían sin ton ni son. Una de ellas traspasó la baldosa donde Sub-Zero se encontraba, por suerte sus reflejos estuvieron a punto para poder esquivarla. Se quedó atónito. Ahora las cuchillas no seguían el raíl marcado por las baldosas, se movían a través de la habitación como por arte de magia, como si una fuerza invisible las estuviera controlando. 

-¡Eres tú! ¡No conseguirás acabar conmigo!-

Sub-Zero creó una capa de hielo que lo protegía de cualquier cuchilla que pasara a su lado, o al menos le avisaría para poder esquivarla y se puso nuevamente a pensar en aquella extraña combinación. 

-Flecha hacia la izquierda, flecha hacia la derecha, flecha hacia abajo...y...-

Sub-Zero miró el último símbolo no sabía si era un triángulo  o una Y, pues parecían que ambos símbolos estaban superpuestos uno encima del otro.  De repente una cuchilla se topó con su escudo de hielo haciéndolo añicos y avisándole de que tenía que esquivarla. Sub-Zero la esquivó sin problemas y rápidamente volvió a crear un escudo de hielo para seguir pensando en la combinación. Parecía ser que podía cambiarla, pues la combinación estaba escrita en unas baldosas que se podían extraer para poder colocarlas otra vez. Sub-Zero cogió la baldosa que tenía la flecha hacia abajo, le dio la vuelva poniéndola hacia arriba para comprobar si encajaba. Como había pensado la baldosa encajaba a la perfección, pero volvió a sonar el ruído metálico haciendo que las cuchillas se movieran más de prisa y en distintas direcciones sin seguir ninguna pauta. Dos cuchillas impactaron con la barrera de hielo, por suerte Sub-Zero las esquivó con rapidez aunque una de ellas consiguió rozarle el brazo haciéndolo un pequeño corte.

-¡Están muy afiladas!-dijo Sub-Zero al ver que el simple roce le había hecho un corte limpio en la piel. 

Rápidamente creó el escudo de hielo nuevamente aunque una cuchilla impactó al instante que lo había creado destrozándolo por completo. Sub-Zero dio un salto para esquivar la cuchilla cuando justo se percató de que el texto que antes había leído, el que se encontraba encima de la combinación, ahora se había convertido en un contador de tiempo al que al lado había un 3. No sabía que era lo que ocurriría cuando el contador llegara a cero pero solo quedaban treinta segundos. Los segundos se agotaron casi sin que Sub-Zero pudiera hacer nada y de repente a su espalda todas las cuchillas se concentraron como si un imán las atrajera, segundos después volvieron nuevamente a su lugar y a moverse de forma caótica por la habitación. Sub-Zero comprendió lo que había ocurrido, si él se hubiese encontrado en aquel lugar solo hubiese quedado de él un puré espeso de carne, sangre y vísceras. Rápidamente volvió a girarse hacia la combinación comprobando que el cronómetro había cambiado , tenía un minuto para que las cuchillas volvieran a juntarse machacando todo lo que se ponía a su paso. Suspiró nervioso por la presión que suponía aquella cuenta atrás y se percató de que el número 3 había pasado a ser un número 2. ¿Tenía solo dos minutos para conseguir la combinación? Pero... ¿Qué clase de combinación era? Se quedó fijamente mirando los símbolos esperando encontrar una combinación que lo sacara de allí y que acabara con su enemigo. Tenía que hacerlo, tenía que acabar con Scorpion fuese de la forma que fuese. 


[ACERTIJO: SUB-ZERO NECESITA VUESTRA AYUDA PARA SALIR CON VIDA. EL ACERTIJO SE PONDRÁ EN NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK TRAS SER PUBLICADO EL CAPÍTULO. PODRÁN RESPONDER SOLO UNA VEZ POR USUARIO, ASÍ QUE ELIJE BIEN TÚ RESPUESTA.]

<--Capítulo anterior                                                                                                                          Capítulo siguiente-->