martes, 17 de diciembre de 2013

El ABC de los videojuegos- B de Bust a Groove


Continuamos con el abecedario de videojuegos. Hoy toca la B y he decidido nuevamente tirar de mi memoria para elegir un juego bastante antiguo,de mi infancia y que la verdad es que me encantaba y aún a día de hoy me sigue gustando muchísimo. 

Seguramente muchos o no conozcáis este juego o lo confundáis con otro que tiene un nombre bastante similar, pero igualmente os comento que es un juego al que dediqué miles de horas y que he disfrutado muchísimo.

Busta a Groove, es un juego de baile, si, como leéis, un juego de bailes que dista mucho de los juegos de bailes que nos encontramos ahora pero que en mi opinión no tiene nada que envidiar. Con la moda de las Máquinas DDR, por si no sabéis de que máquinas hablo, son las que podéis encontrar en algunas recreativas, que son máquinas de baile en las que tienes que pisar una serie de flechas en el suelo al ritmo de la música. Bust a Groove seguía este patrón aunque obviamente las flechas no se encontraban en el suelo, si no que aparecían en la pantalla y debías introducir los comandos mediante la cruceta del mando de PlayStation One. Si, es un juego de la primera consola de Sony y aunque se sacó una segunda parte a mi parecer no tiene en absoluto nada que ver con la primera, siendo sincera a mí la segunda entrega no me gustó nada. 

Había distintos personajes y para conseguir desbloquear algunos más debías pasarte los modos arcade de cada uno de los protagonistas. Tenías que competir con otros personajes y derrotar al jefe final. También podías competir con amigo mediante dos mandos aunque dependiendo de cuan bueno eras o cuan bueno era tu compañero no llegaba a ser del todo tan divertido como puede ser otros juegos. Yo la verdad es que era bastante buena y cuando jugaba con alguna amiga me aburría, prefería pasarme una y otra vez el arcada de cada uno de los personajes e intentar superarme. 
El juego la verdad es que no duraba mucho más de unas horas, pero a mi me duró muchísimas más puesto que disfrutaba repitiendo los bailes e intentando conocer todos los movimientos de los personajes. 

Pero creo que el punto más fuerte de este juego, después de la diversión que obviamente me dio durante mucho tiempo, es sin duda la banda sonora. Pegadiza y en ocasiones perfecta para el baile y la introducción de los comando, la banda sonora a mí me enamoró desde el principio. Cada personaje tenía un estilo y la verdad es que eso en algunas ocasiones no solo hacía que sus comandos a introducir fuesen más complejos si no que también influía en las canciones y en lo fácil que ésta podía hacer la introducción de comando o como podía empeorarla haciéndola casi imposible si no prestaban atención cien por cien.

Sé que yo suele ser una persona que cuando le gusta algo es difícil que pueda salir de ahí, como me pasa en la lectura, ya que la verdad es que me cuesta mucho leerme libros que no son de fantasía, pero con los videojuegos e intentado ser mucho más abierta de mente en ese aspecto y no me he cerrado desde bien pequeña a mi género favorito,el rol. Por eso, creo que este juego se merece ser la segunda letra de esta primera ronda del abecedario, por lo que no lo dudéis y si tenéis la oportunidad probarlo.